Podas en el cannabis

Con el fin de optimizar nuestros cultivos ya sea en interior como en exterior existen diversas formas de realizar podas a los tallos y/o a las hojas que pueden dar grandes resultados pero no es llegar y hacerlo, existen variados factores que dependerán cuales sean las podas ideales para un determinado método de cultivo o para las condiciones de este mismo. El factor principal a la hora de elegir la técnica de poda es la cepa específica con la cual se va a llevar a cabo el cultivo debido a los tiempos de crecimiento y a la forma de desarrollo de nuestras plantas esto es porque hay algunas de ellas que crecen ramificadas hacia todos lados y otras que crecen más “arrepolladas”  o con menos brazos. Debemos tener en cuenta que en interior la mayoría de estas técnicas recomiendan tiempos más largos de crecimiento que lo común, pero es ahí donde el cultivador debe tomar la decisión, si quiere un cultivo con mayor producción y por sobretodo más trabajo o lo que busca es simplemente es rapidez.

 

El primer factor antes de buscar una técnica para alcanzar mejores resultados es tener en cuenta el lugar y las horas de luz que recibirá nuestra planta, Por ejemplo, en cultivos de exterior depende mucho ya que si nuestras plantas están en un lugar donde le  llega todo el día la luz del sol tendrá mayor capacidad para crecer, por ende, es ideal para realizar algún tipo de poda ya que la planta tiene el tiempo y las horas suficientes para poder desarrollarse después de realizar el corte que se estimó conveniente, además va a incidir el momento en que se haga, ya que entre más temprano dentro de la temporada se le da más tiempo a su desarrollo. Por otro lado, en el cultivo de interior el tema cambia, ya que las horas de luz de una fase vegetativa son casi siempre las mismas (18 Horas), pero el tiempo de duración de esta etapa es lo que cambia, esto es porque en la mayoría de los casos se necesitará más tiempo que el común si no le hacemos alguna técnica de poda a nuestras plantas, además es más controlable en comparación al exterior.

 

Ahora hablaremos de las 6 técnicas más efectivas y utilizadas por cultivadores de todas partes del mundo;

La poda apical es de las más utilizadas ya sea por cultivadores de exterior como de interior, debido a su facilidad y al control de la altura de la planta. Esta técnica consiste en cortar cuidadosamente y con algún utensilio desinfectado el ápice (tallo central), esto permitirá que la planta deje su crecimiento vertical para desplegar sus ramas hacia los costados, entre más ramas adicionales genera se verá mayor aumento en la producción final. Esto se hace a partir de al menos el tercer nodo de la planta asegurándonos cierta vigorosidad para que no estropeen nuestro cultivo.

Pellizcar los tallos también es una técnica válida, sencilla y muy eficaz, que consta básicamente en apretar los tallos (ya sea el principal o laterales) hasta que suene un pequeño “clank”(cuidadosamente), esto hace que el tallo se ramifique pero hacia arriba, así darle un crecimiento uniforme a los brazos laterales y central.

La Poda FIM es una forma más sutil de hacer una poda apical, ya que se saca una pequeña parte del brote del tallo central permitiendo su ramificación de pequeños brazos que más adelante se traducirán en cogollos robustos y abultados, es un poco menos invasivo ya que no se corta el brazo por completo. Se recomienda para plantas madre.

Con el fin de tener flores libres de hojas está la Poda RIB o right I burn it que consiste en quemar los pistilos que es el comienzo de la generación de cogollos, si bien es una técnica osada, tiene bastante buenos resultados, para esto hay que realizarlo con mucho cuidado.

Super Crooping es una pequeña rotura de la rama, haciéndola crujir pero sin quebrarla por completo, esto permite una ramificación uniforme hacia arriba, se hace con delicadeza por que puede pasar rápidamente de super crooping a un corte apical si utilizamos más fuerza de la necesaria, usualmente hay que tener en consideración la altura ya que con esta poda se necesita espacio hacia la parte superior del cultivo.

La Poda de ramas bajas es la forma más sencilla de direccionar la energía de nuestras plantas hacia los brazos centrales ya que esto se trata de sacar las ramas que aparecen por debajo para sólo dejar los brazos que tienen contacto directo con la luz, hay que procurar realizar esta técnica en fase vegetativa con una buena cantidad de tiempo antes del paso a floración.

Deja un comentario