Extracciones sin solvente

Publicado en: Tips de Cultivo | 0

Hoy por hoy vemos distintas formas de consumo del cannabis y esto se debe a que  existen maneras más efectivas y potentes que quemar la hierba como toda la vida. Las extracciones cumplen la función de separar el thc y las propiedades medicinales de la materia vegetal, no sólo es más eficiente sino, que es mucho más sano ya que tu cuerpo no está consumiendo la planta como tal si no que un extracto que tiene todo lo indispensable para una perfecta pegada. Es así como en algunas partes de Estados Unidos y el mundo el consumo de este tipo de extractos llega casi al 50%. Lo mejor de todo y a diferencia de las concentraciones con solvente, es completamente sano y sin aditivos adicionales a la flor misma por lo que se está transformando en una tendencia en el consumo medicinal del cannabis.

 

Hoy les traemos una pequeña reseña de las técnicas más conocidas a lo largo de todo el mundo de extracciones sin solvente:

Hachís

Una de las técnicas más antiguas y comerciales del mundo es el hachís, ya que existen países que son reconocidos a nivel mundial por ser grandes productores y exportadores como Afganistán, Líbano, Marruecos y Pakistán, quienes tienen diversos modos de crear esta extracción que es básicamente la generación de resina. La forma más simple y conocida es cubrir las plantas con un tamiz (una especie de funda con unos microorificios que sólo dejan pasar el polvillo) y se golpean con varas acondicionadas para este ejercicio. Ese polvillo de prensa en calor y así comienzan tomar esa forma parecida a una caluga de color café oscuro. Una de las desventajas del hachis comercial es que normalmente contiene pocos niveles de THC, además nos podemos encontrar con algunos materiales adicionales como henna o incluso betún para zapatos que los utilizan para aumentar la cantidad, es por esto que recomendamos siempre hacer estos ejercicios nosotros mismos y con nuestra propia marihuana para evitar episodios desagradables.

Charas

Una de las técnicas milenarias y que resulta ser una variedad del anteriormente mencionado hachís es el chara, tradicionalmente es un método usado en India y Nepal, consiste básicamente en frotar las flores con las manos e ir acumulando resina en ellas para luego procesarla, es una forma para obtener un buen sabor y textura.

Dry sift

Esta es la forma de hacer el mejor de los hachís, si bien es un método más elaborado, tiene unos resultados increíbles pero con poco retorno versus la cantidad de flores pero con una calidad superior, es un tratamiento del “polvillo” en seco y a través de estática que al mover el producto comienza a generarse una pasta que al secarse tiene tonalidades doradas, es sin duda una de las mejores maneras de generar extracción de resina pero para esto tenemos que contar con buena cantidad de flores. También existe esta misma técnica pero realizada en cámaras de frío y con la hierba fresca (sin secar), a este método se le llama “fresh Frozen Dry Sift

Nitro Hash

Usualmente se hace con hielo seco o nitrógeno líquido, para que la hierba alcance temperaturas extremadamente heladas y luego generar la extracción de resina con un tamiz, la principal ventaja es el tiempo ya que se acelera el proceso en frío y también se obtiene un gran rendimiento versus otras técnicas para generar hachís.

Bubble Hash

Se realiza en un cubo o lavadora para hachís lleno con agua fría y se hace el mismo proceso de la generación de hachís pero en base a la hidratación. Resulta ser un método muy bueno pero cuando se sabe realizarlo ya que tiene puntos exactos de tiempo en sus procesos, pero como toda técnica de extracción la práctica hace al maestro. También tenemos la misma forma pero a base de flores húmedas y/o frescas, a esta variación se le llama “Fresh Frozen Bubble Hash”.

Rosin

Por lejos la técnica más popular utilizada hoy por hoy, debido a su facilidad y al rendimiento obtenido, es un proceso que se realiza a base de prensar la materia vegetal con calor a través de unas bolsas o papel que permita poder extraer esa pasta que resulta sin problemas, hoy en el mercado encontramos muchas alternativas para poder prensar nuestras flores incluso se puede realizar con una plancha para el pelo, la textura y calidad del resultado final estará ligado en primer lugar a una buena materia prima y luego a las temperaturas de la prensa que van variando según gustos.

THC-A

Esto es básicamente reprensar el rosin con el fín de conseguir cristales en los cuales sólo encontramos THC, es una forma de aprovechar este compuesto al máximo el que es muy utilizado por el contenido medicinal.

Deja un comentario