¿Cómo hacer cigarrillos de marihuana?

El cigarrillo de marihuana es sin dudas una de las maneras más conocidas de consumir cannabis. El disfrute del sabor de la flor se aprecia en su totalidad cuando armamos un porro, los colocamos sobre la boca e inhalamos el denso humo. Todos los usuarios que consumen marihuana deberían saber como armar su propio joint. 

Las cosas más importantes a tener en cuenta son que el porro no esté muy apretado, que tenga un buen tiraje, que tenga una buena combustión y que esté bien pegado para no desarmarse.

¿Qué se necesita para armar un cigarrillo de marihuana?

Variedad de cannabis BSF a elección

Papel de fumar de elección

Filtro (opcional)

Moledor o grinder

Algún objeto punzante para bajar el exceso de marihuana y lograr cerrar el cigarrillo. 

¿Cuánta marihuana necesito para armar un troncho?

Para empezar, una buena medida a tener en cuenta es 1/2 gramo de marihuana para armar un cigarrillo con un papel regular. Empezar por el lado del filtro, o donde se pondrá la boca facilitará el armado ya que el exceso de marihuana o el sobrante puede caer por el final, ajustando la medida exacta para el cigarrillo. 

Como referencia, la mayoría de los pre rolls (pre-armados) que se compran en los dispensarios donde la venta de marihuana es legal son de un gramo completo.

Una vez que el usuario aprende a armar, puede experimentar con tamaños de papeles más grandes, como el King o usar otro tipo de sedas como las de celulosa o los blunts. 

Primer paso: Picar la marihuana

 Un buen picador es elemental para cualquier usuario de marihuana, y picarla va a ayudar a que la combustión y la manera de quemar del cigarrillo sea prolija y decente. Si no tienes picador puedes usar las manos aunque te van a quedar muy pegajosas, y la marihuana en pedazos más grandes que lo ideal. Las tijeras también sirven, cuanto más pequeñas mejor. 

Segundo paso: Crear un filtro

Se puede hacer con casi cualquier cosa, pero el cartón delgado o las tarjetas personales son las más utilizadas. Algunas sedas traen cartones extras para usar como filtros y también se pueden conseguir sueltos en los smoke shops. 

Para un filtro exitoso, hay que hacer un pliegue y luego un cilindro. El filtro no es obligatorio pero es muy cómodo y evita que se junte demasiada resina en la boca, haciendo el arte de fumar más complicado. También añade algo de estabilidad al cigarrillo y permite al usuario desaprovechar la menor cantidad de cannabis posible sin quemarse los dedos. 

Paso 3: Rellenar la seda con cannabis

Con el filtro ya colocado en uno de los extremos del papel abierto, el siguiente paso es rellenar la seda con el cannabis molido. Una vez que el papel tenga la cantidad suficiente, se puede comenzar a enrolar. Esta parte lleva practica y es diferente para cada usuario, pero la tecnica seria enrollar con las dos manos a la misma vez, y hacia el mismo lado. 

Paso 4: Rolar y pegar

Rolar en forma de cono, metiendo el papel que no tiene pegamento en la parte interior del cigarrillo. La parte con pegamento debería quedar para arriba en el lado lateral del porro. Usando un poco de humedad, humedecer el extremo con pegamento del papel y apoyarlo sobre el papel seco. 

Paso 5: Ajustar

Una vez que el cono está armado, se puede utilizar algún elemento punzante o un fósforo para bajar la marihuana y compactar un poco más el troncho. Se puede cerrar con el exceso de papel como si fuese el envoltorio de un caramelo.

Con cualquiera de nuestras variedades podrás armar un rico porro. Si eliges alguna más resinosa, como la Gorilla Glue, tendrás que cortarlas con tijeras ya que su resina resulta muy pegajosa. Elige el momento ideal para fumar algo mas sativo como la Pineapple Larry, algo mas indico como la Double Cookies o cualquier variedad BSF SEEDS.

El último paso es fumarlo y disfrutar! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *